top of page
Buscar

¿Por qué el control prenatal te ofrece mayores probabilidades de tener bebés saludables?


Es posible que estés embarazada si tienes una vida sexual activa y tu menstruación se retrasó por más de 10 días, tienes náuseas o vómitos, sientes deseos de orinar frecuentemente, tienes exceso de sueño y además sientes que tus senos están más sensibles.

Incluso cuando solo tienes la sospecha de que estás embarazada, es necesario ir a una consulta de control prenatal para iniciar el cuidado del embarazo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el cuidado materno es una prioridad, pues interviene directamente en los resultados del embarazo previniendo la mortalidad materna y perinatal.

¿Qué es el control prenatal?

El control prenatal consiste en una serie de visitas mensuales al médico especialista (ginecóloga) en donde desde el principio hasta el final del embarazo se vigila que tanto la futura madre como su bebé, se encuentren sanos. Además de cuidar la evolución del embarazo, se identifican los factores que pueden poner en riesgo a ambos y así prevenir un gran número de complicaciones.

¿Qué se hace durante una consulta prenatal?

Durante la primera consulta prenatal se lleva a cabo una plática para obtener información sobre tu estado de salud y el desarrollo del bebé.

En cada consulta se realiza una medición de tu presión y peso, y se te hará una revisión para estar seguras de que el bebé está creciendo de forma adecuada.

Además, te solicitamos algunos estudios de laboratorio para analizar si padeces hipertensión, diabetes, infecciones urinarias, anemia, infecciones vaginales, etc.

En cada consulta te iremos informando cómo va evolucionando tu embarazo y los cuidados que debes tener para proteger a tu bebé.

Riesgos de no acudir a la consulta prenatal

Como vimos, en las consultas de vigilancia prenatal se llevan a cabo pruebas importantes que nos revelan cómo va creciendo el bebé, si tiene complicaciones y también si existe algún factor que podría poner en riesgo la vida de la mamá y de su bebé. Cuando una mujer embarazada no acude a sus consultas prenatales es imposible detectar o prevenir padecimientos como:

  • Infecciones genitales asociadas al aborto o infección del recién nacido.

  • Anomalías congénitas, cardiacas o hidrocefalia.

  • Enfermedades hereditarias y síndromes genéticos.

  • Infecciones congénitas como la rubéola fetal

  • Enfermedades cromosómicas como el Síndrome de Down.

  • Embarazos múltiples o embarazo gemelar.

  • Amenaza de parto prematuro.

  • Problemas placentarios como: placenta previa y desprendimiento prematuro.

  • Presión arterial alta.

  • Trastornos de crecimiento fetal o diabetes del embarazo.

  • Incompatibilidad de grupo sanguíneo o enfermedad por Rh incompatible.

Beneficios del control prenatal

El control prenatal asegura mejores resultados para la mamá y su bebé, algunas ventajas son:

  • Apoyo nutricional en el cual se detectará la carencia de vitaminas y micronutrientes.

  • Prevención o detección de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), infección de vías urinarias, sífilis, anemia, hipertensión arterial, transmisión de VIH, tétanos neonatal y materno, diabetes gestacional, entre muchas otras.

  • Vacunación contra tétanos, influenza, etc.

  • Educación.

  • Soporte emocional.

  • Vigilar que no haya complicaciones obstétricas como: preeclampsia, cicatrices uterinas, sangrado en el embarazo, ruptura prematura de membranas, etc.

  • Realización de un plan de acción para el momento del nacimiento del bebé.

Como doctora y mamá de dos bebés te puedo decir que llevar un control prenatal adecuado me ayudó a tener embarazos exitosos, saludables y sin complicaciones.

¡Cuando tengas a tu bebé entre tus brazos verás que todos tus cuidados habrán valido la pena!

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page