top of page
Buscar

¿Qué pasa si usas un óvulo sin tener una infección vaginal?

Actualizado: 8 may


Las infecciones vaginales son muy comunes en las mujeres. Una de cada tres pacientes acude a mi consulta para que dé solución inmediata a este problema.

Estas infecciones pueden llegar a ser muy molestas y afectar el ritmo de nuestras actividades diarias.

Más adelante te contaré qué se puede hacer para eliminar una infección vaginal, pero por el momento empezaré por describirte en qué consiste.

¿Qué es una infección vaginal?

En la vagina existen diversos microorganismos como lactobacilos, bacilos, cocos, etc., conocidos como flora vaginal, la cual se encarga de proteger esa mucosa frente a infecciones o agresiones externas. Si el equilibrio de la flora vaginal se altera, pueden proliferar las bacterias y agentes que causan las llamadas infecciones vaginales.

Estas infecciones se reflejan como una inflamación o irritación de la vagina que surge principalmente por una alteración en el pH del área vaginal.

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones vaginales?

Por lo general, cuando tienes una infección vaginal, puedes llegar a notar cambios en tu zona íntima como:

  • Alteraciones en el flujo vaginal (en cantidad, olor o color)

  • Olor vaginal desagradable

  • Dolor durante las relaciones sexuales

  • Irritación, comezón o ardor en la vagina

¿Cómo puedes evitar tener una infección vaginal?

A continuación, te doy algunas recomendaciones para prevenirla:

  • Evita utilizar cualquier producto de higiene íntima que tenga perfumes

  • Usa ropa interior de algodón

  • Evita usar pantalones o ropa interior muy ajustada

  • Siempre mantén limpia y seca tu parte íntima

  • Evita realizar duchas vaginales

¿Qué pasa si te automedicas y te colocas un óvulo sin tener una infección vaginal?

Los tipos más frecuentes de infecciones son: 1. Candidiasis vaginal: Provocada por un hongo llamado: candida albicans; 2. Vaginosis bacteriana: Debido a un desequilibrio en la flora bacteriana que habita en la vagina; 3. Tricomoniasis: Provocada por un parásito llamado trichomonas vaginalis; 4. Clamidia: Debido a la bacteria chlamydia trachomatis.



Sin embargo, no para todas las infecciones se recetan óvulos vaginales. También se prescriben antibióticos orales que complementan los tratamientos para combatir las infecciones vaginales repetidas.

Los síntomas de una infección vaginal pueden ser tan leves que ni siquiera las puedes llegar a percibir, pero cuando sientes ardor, comezón, irritación o dolor vaginal o de vientre, es mejor acudir a consulta para revisar qué está sucediendo.

El hecho de ir a la farmacia y automedicarte comprando óvulos o aplicaciones vaginales (de Clindamicina o Metronidazol), puede desvanecer momentáneamente el ardor, dolor o la comezón, pero no arrancar la enfermedad de raíz, por lo que se pueden esconder síntomas importantes que si no son tratados a tiempo pueden derivar en problemas que ponen en riesgo la vida de las pacientes.

El hecho de sentir cualquier alteración en tu zona vaginal puede deberse a muchas causas, por eso es mejor no automedicarse. En una consulta ginecológica completa te ayudaré a sentirte bien y sobre todo a saber si lo que tienes es una infección o algo más.

¡Recuerda que mereces estar saludable!

Te invito a conocer más acerca de: Malestares de la intimidad: ETS

83.396 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page