Buscar

¿Por qué estos productos son un riesgo para la salud femenina?

Actualizado: mar 19


En esta ocasión les hablaré más sobre las duchas vaginales, pues continuamente atiendo pacientes que llegan con síntomas debido a esta riesgosa práctica. Por ello, me parece un tema sumamente importante que merece toda nuestra atención.

¿Qué son las duchas vaginales?

La ducha vaginal consiste en lavar el interior de la vagina con agua o líquidos especiales. También se hace rociando el interior de la vagina con un tubo que contiene perfumes u otras sustancias.

Algunos de estos líquidos que venden en el mercado están compuestos de agua con vinagre, limón, bicarbonato de sodio, yodo, entre otros fluidos.

¿Por qué muchas mujeres siguen haciendo duchas vaginales?

Desafortunadamente, hoy en día es común ver constantemente anuncios sobre algunos productos que prometen hacernos sentir bien a partir de tener frescura vaginal, evitando el mal olor y las infecciones. Esto es totalmente falso. Las duchas vaginales no protegen contra infecciones transmitidas sexualmente y no necesariamente "limpian" la vagina.

La publicidad ha convencido a muchas mujeres que deben necesariamente lavar sus partes íntimas utilizando duchas vaginales, para que huelan siempre a perfume y así estar listas para los momentos de intimidad.


¿Cuáles son los riesgos de las duchas vaginales?

Muchas investigaciones hechas por diversos organismos como El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), han recomendado evitar la práctica de las duchas vaginales, ya que se asocian a infecciones vaginales, infecciones de transmisión sexual, enfermedades pélvicas inflamatorias y embarazos ectópicos.

Estos expertos explican que este tipo de lavados causan un desequilibrio importante en el balance de bacterias existentes en la vagina, alterando la acidez del tracto genital.

Digamos que nuestra vagina tiene una composición bacteriana específica que es necesaria para su buen funcionamiento, pero cuando hacemos lavados con líquidos especiales, aumentamos el riesgo de una infección vaginal, ya que provocamos un desequilibrio en la actividad normal de las bacterias que están al interior del tracto genital.

Podemos decir que la vagina es un órgano que se autolimpia, no necesitamos llenarla de lociones o cremas especiales.

La doctora Elise Ross, obstetra y ginecóloga del Instituto de Salud de la Mujer de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, ha comentado: "Cuando tratas de limpiar tu vagina utilizando las duchas, en realidad estás eliminando los microbios normales y sanos, además de cambiar temporalmente el balance de pH (acidez natural) de la vagina".

En lugar de proteger y limpiar la vagina, tal como lo prometen las marcas de shampoos y jabones perfumados, se crea un ambiente que facilita el desarrollo de infecciones que van de la mano de síntomas como comezón o ardor vaginal.

¿Entonces cómo debo lavar mi parte íntima?

Como médico he tratado múltiples casos de pacientes que acuden con infecciones importantes por haber practicado estas duchas vaginales. Por eso, te quiero compartir que la forma correcta de lavarte es haciéndolo únicamente en la PARTE EXTERNA de la vagina. Lávala con un poco de jabón neutro diluido en agua. Con esto es más que suficiente para cuidarte y mantener una buena higiene vaginal.

Es mejor no arriesgarse, confía en tu parte íntima y en la naturalidad de su funcionamiento. Recuerda que tu organismo es maravilloso y perfecto, si lo consientes y lo cuidas de forma correcta, puedes estar tranquila de que éste hará el resto para que te sientas al 100%.

Si te quedó alguna duda acerca de este tema o tienes alguna sensación de ardor, comezón u otro síntoma, es mejor acudir a una cita para poder descartar cualquier padecimiento grave. Estaré gustosa de atenderte y darte la atención que mereces.


138 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo