Buscar

¿Cómo saber si tu flujo vaginal es normal?



Es un gusto compartir con mis queridas lectoras información y consejos que ayuden a cuidar su salud íntima.

En este artículo les contaré qué características tiene un flujo vaginal normal y qué aspecto tiene el flujo vaginal anormal para poder identificar cada uno, y así tomar acciones para estar saludables.

¿Qué es el flujo vaginal?

El flujo vaginal es una secreción normal que nos protege de infecciones y evita que tengamos irritación. Además, nos ayuda a mantener nuestra vagina lubricada y limpia.

El flujo vaginal puede tener distintos colores, olores y texturas, está compuesto por agua, moco y células de nuestro organismo.

¿De qué depende el color del flujo vaginal?

El aspecto del flujo va a depender también de la etapa del ciclo menstrual en la que te encuentras:

  • Antes de ovular es muy posible que tu flujo sea opaco.

  • Cuando ya estás ovulando, el flujo es casi idéntico a la textura de la clara de huevo.

  • Antes de menstruar tu flujo puede ser cremoso y pegajoso.

  • Después de haber terminado tu periodo es probable que tu flujo sea seco, denso y pegajoso.

¿Cómo es el flujo vaginal normal?

Cuando todo está bien en nuestra zona íntima, el flujo suele ser pegajoso, acuoso, elástico y de color transparente.

Si tu flujo no tiene olor o éste es suave, muy probablemente sea normal.

Signos del flujo vaginal anormal

Existe el flujo anormal que nos indica que ciertamente algo no está funcionando de la forma adecuada. Si notas que tu flujo es de los colores que menciono a continuación, es mejor que acudas de inmediato a una consulta ginecológica:

Flujo verde o amarillo: Es probable que si tu flujo es espumoso y tiene alguno de estos colores sientas: dolor, ardor, picor o comezón en la vagina.

Flujo marrón: El flujo que tiene un color marrón se presenta después de la menstruación, digamos que es lo “restante” de tu periodo. En este caso es normal, pero si el flujo marrón continúa por varios días se convierte en un flujo vaginal anormal.

Flujo blanco: El flujo de un blanco uniforme y espeso acompañado por dolor, ardor, picor o comezón en la vagina, es un probable indicador de una infección.

Flujo vaginal rojizo: El flujo vaginal con sangre puede indicar la presencia de alguna enfermedad. Si lo presentas fuera de tu periodo es mejor ir a una revisión médica,

Flujo vaginal de color grisáceo: acompañado por un olor desagradable puede indicarnos la presencia de una vaginitis bacteriana.

Consejos para evitar el flujo vaginal anormal

Sigue estos tips para mantener un flujo vaginal normal y así cuidar tu salud ginecológica:

  • Usa productos para higiene íntima que no tengan perfumes.

  • Evita usar pantalones ajustados.

  • Protégete al tener actividad sexual (preservativo).

  • Mantén siempre seca y limpia tu zona íntima.

  • Evita hacer duchas vaginales.

  • Usa ropa interior de algodón.

  • Si tomas antibióticos y notas anormalidades en tu área genital, es necesario comentarlo en una cita ginecológica.

El color, olor, cantidad y consistencia del flujo que notes te indicará qué tan saludable estás, por eso te recomiendo siempre estar al pendiente de los signos de tu zona íntima.

Tener ardor, picazón o dolor en la vagina no es normal, por ello si tienes estos síntomas es necesario que acudas a un chequeo femenino completo para encontrar la raíz del problema y darle una solución rápida y eficaz.

¡La confianza, la discreción y el respeto, durante cada consulta ginecológica son esenciales porque cada mujer merece un trato delicado y amable!

Te invito a conocer más acerca de: Pasos para autoexplorarte y detectar el cáncer de mama

62 visualizaciones0 comentarios